En Ropa interior Tangas

La Tanga Brasilera

Tanga Brasilera

Que levante la mano la que nunca se puso un panty que se le marcara a través de la ropa... ¿Alguien?...  Bien, eso pensé. Y es que, si de ropa interior se trata, hay tantas opciones (Como la Tanga Brasilera) que, es impensable que una vez cometido este crimen de la moda lo sigamos cometiendo por siempre, ¡y mucho menos de manera deliberada!. Pero no te preocupes, si alguna vez lo hiciste, de seguro fue hace años y ya nadie se debe acordar de eso (espero).

Como firme alternativa y a fin de evitar esta antiestética situación, todas nos topamos alguna vez con la Tanga Brasilera. Éste fenómeno de la moda nos ha pretendido con sus indelebles encantos desde tiempos antiguos. No creas en todo lo que te dicen tus abuelas, de seguro ellas en alguna ocasión también usaron una.

Reinventada en Brasil por el genovés Carlos Ficcardi, y en 1974 comercializada por el diseñador Rudi Gerneich. El uso de la Tanga Brasilera ha dado mucho de qué hablar tanto en la cuna de la samba, del fútbol, los cracks y el Jogo Bonito, como en el resto del mundo. Y ¡¿Cómo no?! Basta la imaginación de quien la haya visto alguna vez para ponerlo de vuelta y media.

Aunque las Strippers fueron las primeras en usar tangas, hace décadas que la pecaminosa prenda tiene de cabeza al mundo entero (y a muchos hombres también), gracias a las curvas de famosas como Gwen Stefany, Victoria Beckham, Britney Spears y Anna Kournikova, entre otras.

A pesar de que las ventas de este ítem han decaído en los últimos años, -En 2015, el New York Times citó estadísticas de la empresa de investigación NPD Group, reveló que las ventas de las tangas bajaron 7 % entre 2014 y 2015- Se ha demostrado sin embargo que La Tanga Brasilera no tiene intenciones de irse de nuestros armarios. No en vano una cantidad importante de escritores nombraron 2014 como "el año del trasero". Así que es poco probable que esta tendencia desaparezca así como así.

Y como un placer así “no se le niega a nadie”, si te consideras a ti mismo lo suficientemente sexy y atrevida (o atrevido, ¿por qué no?) para portar una, ¡Hazlo con orgullo! Te cuento que hay para todos, o como diría aquel poeta urbano de lánguida apariencia y cabeza rapada, hay para las “flacas, feas, lindas, marranas”. Así que, si ya te dieron ganas de brincar hasta la tienda más cercana para adquirir la tanga brasilera, ¡Bien puedas! Porque para fortuna del universo, este pedacito de cielo se encuentra disponible en las vitrinas de todo el mundo en una infinidad de colores, estilos, precios y, lo más importante, tallas. 

Bendita por el Dios del cielo, como dirían los caballeros agradecidos (entre otras cosas) por la existencia de esta diminuta prenda de amores y desamores, sobra decir que la Tanga Brasilera ¡llegó para quedarse!

Artículos Relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario